miércoles, febrero 15, 2006

El gobierno del Reino Unido y Microsoft...

... que pareja!!!

Buenas...

Volvemos a la política. Lo lamento, pero es que a veces la realidad supera la ficción (con creces)...

Leo en Slashdot que el gobierno del Reino Unido esta manteniendo negociaciones con Microsoft para que les dejen una "puerta trasera" abierta en su nuevo Windows Vista...

La justificación es que, con los nuevos metodos de encriptación, cada vez es mas difícil acceder a los datos de los sospechosos bien resguardados...

Muy bonito, muy cierto, y muy vendible a la sociedad europea actual. Hay muchos peligros fuera, y hay que anticipar posibles golpes...

Amén de la flagrante invasión a la intimidad de todos, siempre tengo el mismo miedo: QUIEN decide quien es sospechoso? Quienes son sospechosos?

A veces creo que, gracias a los terroristas, los gobiernos se estan metiendo cada vez mas en nuestras vidas.

En fin... Dejo de pensar, que despues tengo pesadillas...

Salu2

2 comentarios:

Felipe Alfaro Solana dijo...

Los verdaderos sospechosos son aquellos que proponer vigilar a los demás, pero que no quieren ser vigilados.

Los que somos inocentes y no queremos ser vigilados, los que tenemos derecho a la intimidad y vida privada, los que disponemos de herramientas como la criptografía para salvaguardar ese derecho fundamental, somos siempre los que tenemos que estar defendiendo nuestras libertades constantemente a fin de que no sean violadas por los que nos gobiernan.

¿Habéis visto "Enemigo Público? ¿Quién vigila al que nos vigila?

Tron dijo...

El mejor método para no ser vigilado consiste en magnificar a tu entorno induciendo lecturas de contexto de tipo emocional. Luego es fácil moverse por todo el escenario sin que los espectadores se aperciban de tu presencia, como una mosca tras el rabo de un elefante.

La Ingeniería Social logra realizar este truco sin grandes dificultades. Fíate de una "imagen+sonido" y perderás a tu mujer, luego los hijos, más tarde el piso y, finalmente, tu vida será un papel higiénico. Mal negocio, amigo.

Saludos